Banner 1

You are here:Inicio»Ediciones»2014-07 Edición 41»El nuevo mercado de Panamá

El nuevo mercado de Panamá

Written by  Ana de Chung

Muy pronto se inaugurará el nuevo Mercado de Abastos o Mercado Agrícola Central. Estará ubicado por la Vía Centenario, en el sector de Chivo Chivo, próximo a la Ciudad Hospitalaria, y será conocido como MercaPanamá. Para el tiempo de su apertura al público, se habrán habilitado nuevas rutas del transporte público, Metro Bus, para acercar a los ciudadanos a ese sector importante, por Clayton o por la Vía Centenario.

En un área de 40 hectáreas, se han edificado 5 naves o galeras para vender y procesar  la comercialización de vegetales y frutas, y un edificio administrativo. Se han asignado terrenos, que se concesionarán, para construir otros edificios para procesar estos productos y otras actividades  complementarias, como por ejemplo, fábricas para empacar. Este gran proyecto fue trabajado por Mercasa de España.

El plan maestro es manejar las frutas, verduras, vegetales y hortalizas cosechadas y procesadas desde  5 centros: Dolega, Cerro Punta y Volcán (Chiriquí), El Ejido (Los Santos) y el Quinto, en Coclé. Allí se lavarán, clasificarán, empacarán, curarán, encerarán, pesarán y almacenarán, bajo refrigeración, por lo menos 24 diferentes productos; cada producto tendrá un procedimiento especializado para su buena conservación hasta llegar a los negocios para su expendio.

Cuatro naves o galeras están destinadas para la venta al por mayor cuentan con muy buenas instalaciones: Cuartos refrigerados y balanzas, individuales o compartidos; equipo para extraer el calor en las galeras; videos de vigilancia; megafonía; muelles de carga y descarga; estacionamientos para equipos pesados y para clientes; servicios públicos; infraestructura para internet y aires acondicionados; algunos locales con mezzanine para oficinas o más depósitos. Cada nave contará con actividades comerciales complementarias, como por ejemplo 4 restaurantes; farmacia; gasolinera; un área para compactar basura, se espera que en el futuro la basura se pueda clasificar y reciclar.

Además habrá una galera para los productos de temporadas o de zafra y las ventas al por menor, esta sección es en la que menos se ha pensado. El minorista podrá alquilar áreas desde 6 metros cuadrados para desplegar sus productos para la venta, pero no habrá otras facilidades para hacer más atractivo el sector.

Obviamente, todas estas instalaciones conllevan un costo que, seguramente, afectará los de los productos; el ingeniero residente Isaac Zambrano, comenta que el gobierno ya ha considerado un subsidio a los mayoristas que se instalen en el nuevo mercado, las personas que ocupan el actual Mercado de Abastos tendrán la primera opción, pero, ciertamente, será una nueva modalidad de hacer negocios agrícolas, porque no solo contempla la comercialización interna con los mercados locales, restaurantes, hoteles, barcos, supermercados, sino que también se podrá procesar para exportar. 

El horario de funcionamiento del nuevo Mercado será: para la llegada de los camiones con los productos de 9:00 p.m. a 5:00 a.m.; los compradores mayoristas podrán entrar  de 5:00 a.m. hasta el mediodía; los compradores minoristas de 5:00 a.m. a 4 p.m., habrá un par de horas donde el mercado permanecerá completamente cerrado para facilitar la limpieza del mismo.

Este nuevo mercado exigirá un cambio cultural en la comercialización; se espera que la adaptación sea rápida y bien aprovechada por todos.

¿QUÉ SERÁ MEJOR?

El actual Mercado de Abastos no permite el crecimiento, sus locales alquilados están ocupados a su máxima capacidad; los costos son bastante bajos, pero sus instalaciones no son óptimas para atender a sus compradores.

Cuando llueve, todo se encharca y enloda, y además se filtra el agua por los techos. A  ciertas áreas hay que acceder con la nariz tapada por el apestoso olor a basura.

Al ser un mercado municipal el alquiler no se incrementa mucho; desde hace años se alquilan de 16 a 20 metros cuadrados, desde  $56 a $83 por mes, según el área donde esté ubicado el puesto.

Hay varios comerciantes que están reacios a los cambios, y no están interesados en conocer las nuevas instalaciones del mercado y menos su costo. Con mucho temor especulan que el alquiler será muy alto, ¡inalcanzable! Este rechazo se refleja en sus comentarios: “Martinelli perdió las elecciones, por lo que no será administrado por el gobierno sino por una empresa privada, que está lejos el nuevo mercado y los clientes no van a llegar hasta allá” Una de las comerciantes al por mayor, Juana, denuncia “Ese mercado es para la gente de plata, y no para los locales”. En conclusión hay muchos entrevistados que  no quieren mudarse.

Darío, vendedor de papayas, comentó  “¿Qué clase de comerciante no invierte para crecer? Quiero superarme porque hace 5 años vendía 500 papayas, hoy en día hago las 5,000 y ¡necesito más espacio!”

Lucio, vendedor de aguacates, ve que en el otro mercado habrá espacio para que los clientes estacionen con comodidad y puedan cargar sus mercancías; también  reconoce que los primeros días pasarán páramo, pero eso irá mejorando.

 Mientras que se refresca con un ruidoso abanico dentro de la  oscura galera para los mayoristas, Eric, el vendedor de cebollas, reconoce que el nuevo local tendrá mejores condiciones pero eso implicará un aumento en los costos, y, si bien  habrá una ayuda (Subsidio), sus cebollas que vende de $18 a $22 el quintal, tendrán otro precio en el nuevo mercado.